Inicio Destacadas Vacaciones sostenibles: así cuidarás del planeta este verano

Vacaciones sostenibles: así cuidarás del planeta este verano

115
0
Compartir

Este año, en el que durante muchos meses nuestra posibilidad de movernos se ha visto reducida, esperamos con más ganas que nunca el momento de hacer las maletas y poner rumbo a ese tan ansiado viaje. Pero, quien disfruta viajando, sabe que la ilusión empieza mucho antes de llegar al destino. ¿Y si en ese momento, en el que planificas tus vacaciones, también piensas en el planeta?

En nuestras rutinas del día a día hemos incorporado ciertos hábitos que nos ayudan a reducir nuestra huella de carbono. Pequeños gestos, como mejorar la eficiencia energética de nuestro hogar, apostar por alimentos de proximidad o reciclar correctamente los residuos que generamos. Ahora que se aproxima el momento de las vacaciones, no tenemos por qué dejar de hacerlo. Y es que, disfrutar de viajar y cuidar del medioambiente no tienen por qué estar reñidos.

Según las Naciones Unidas, los desplazamientos internacionales de turistas a nivel mundial han pasado de 25 millones en 1950 a 1.300 millones en 2019. Aunque estas cifras se han visto muy reducidas a causa de la pandemia, es más que evidente que el turismo, en la actualidad, puede tener un fuerte impacto para el planeta.

En los próximos años, tener en cuenta la sostenibilidad dejará de ser un valor añadido para las localidades, la hostelería, los transportes y las actividades turísticas. Será algo incuestionable. Por eso, cada vez son más los sectores que están apostando ya por un nuevo modelo que tenga el cuidado medioambiental en el centro de su estrategia. Esto está siendo posible gracias al desarrollo de nuevas infraestructuras, como hoteles y restaurantes que optimizan el uso de los recursos para reducir el impacto en el entorno; la apuesta, por parte de muchas localidades, por la preservación del medio natural en el que se encuentran; o la innovación en el desarrollo de nuevas formas de movilidad, cada vez más sostenibles.

Una vez elegido el destino, toca valorar las distintas alternativas para llegar a él. A la opción de viajar compartiendo coche, se le suman otras como movernos en vehículo eléctrico. Una alternativa cada vez más viable en recorridos largos por carretera gracias a que los puntos de recarga son cada vez más numerosos. Se prevé que las compañías energéticas instalarán 30.000 puntos de recarga más en tres años.

La apuesta por un futuro descarbonizado hace que las opciones de movilidad sostenible se multipliquen y, más allá de la electrificación, existen otras alternativas que harán que nuestros desplazamientos tengan un impacto menor. Los biocarburantes, por ejemplo, fabricados a partir de distintos tipos de residuos (agrícolas, forestales, urbanos…), pueden reducir las emisiones entre el 65 y el 100%. Además, se trata de un tipo de combustible que puede utilizarse desde ya y de manera masiva en todo tipo de vehículo con motor de combustión.

A las anteriormente citadas, habrá que añadir una alternativa más que ya es factible en la actualidad y cuyo uso se generalizará en los próximos años. Se trata del hidrógeno renovable, que se usará tanto como materia prima para producir combustibles sintéticos, como para propulsar un nuevo tipo de vehículo: los coches de pila combustible. En un futuro viajaremos en cualquier medio de transporte, barcos, aviones, autobuses e incluso trenes que se muevan con este tipo de energía cero emisiones.

Hay destinos, sin embargo, a los que no es posible llegar por vía terrestre. Y también hay viajeros que habían descartado esos destinos por no desplazarse en avión. Incluso surgió el movimiento “flygskam”, un término acuñado en Suecia para referirse a la “vergüenza de volar” por las emisiones que produce el avión. Esto va a dejar de generar un problema a este tipo de turistas. Ya se está avanzando para que los aviones también puedan reducir su huella de carbono. Una de las soluciones más inmediatas (con la que se conseguirán cero emisiones en el uso y entre un 65 y 85% de reducción de emisiones desde el momento de su producción) es el biojet, un tipo de combustible sostenible de aviación (SAF en inglés; Sustainable Aviation Fuel), obtenido a partir de biomasa o residuos, que ya ha empezado a utilizarse: en marzo de 2021, la aerolínea Evelop realizó el primer vuelo Madrid–Punta Cana con uno de sus aviones Airbus A350 propulsado por este tipo de combustible producido por Repsol.

LLEVAR EL RESPETO AL MEDIOAMBIENTE EN LA MALETA

Una vez aparcado el coche, también se puede seguir respetando el medioambiente. Para ello, es importante apostar por alojamientos que utilicen fuentes de energía renovables, que aprovechen al máximo los recursos naturales, que respeten los principios de construcción bioclimática para reducir el uso de calefacción y aire acondicionado, o que se encuentren integrados en el paisaje local.

En lo relativo a la gastronomía, comprar productos locales y de proximidad incentiva la economía y los negocios de la zona y reduce la huella de carbono. Por eso, si buscamos unas “vacaciones sostenibles”, será clave reservar en restaurantes que ofrezcan una cocina sostenible y que cumplan con los criterios de eficiencia energética.

Cuestiones como mejorar en el desempeño energético, reducir emisiones y la huella de carbono, optimizar la gestión de residuos o evitar el derroche de alimentos están cada vez más presentes para las empresas del sector gastronómico. Algunas ya han comenzado a poner en práctica distintas acciones encaminadas a esta “diferenciación positiva” en favor del medioambiente.

¿Y cómo puedes saber si un restaurante está comprometido con el medioambiente? Guía Repsol, ha creado una nueva certificación: “Cocina Eficiente y Sostenible”. María Ritter, directora de la guía gastronómica y de viajes, señala que “es esencial poner en valor proyectos sostenibles que apuesten por el respeto medioambiental y la eficiencia energética”. 14 restaurantes ya participan en el proyecto piloto. Se trata de un certificado que es mucho más que un reconocimiento a las buenas prácticas. “Con esta iniciativa buscamos que cualquier restaurante tenga acceso a herramientas que les ayuden a mejorar su situación en materia de energía y sostenibilidad”.

Es indudable que el turismo tiene un impacto en el medio ambiente. Sin embargo, actualmente es posible minimizarlo si optamos por las múltiples alternativas que ya se están desarrollando en materia de movilidad, infraestructuras y propuestas turísticas. Tener como eje principal la sostenibilidad a la hora de planificar nuestros viajes servirá para que, de forma individual, todos podamos poner nuestro granito de arena en el cuidado al planeta.

Fuente: Elmundo.es

Compartir
Guía gratuita de tendencias y referencias de la industria de la Hostelería en República Dominicana, especializada en el área de alimentos y bebidas. Es el único medio que le permite llegar de una manera directa a todos los involucrados en el área. Con información exclusiva de Gastronomía, Turismo y Suplidores.