Now Reading
A Quemarropa con la Chef Ana Lebrón

A Quemarropa con la Chef Ana Lebrón

En esta edición tenemos una entrevista que nos llena de satisfacción. Se trata de una gran chef a nivel mundial y una persona con valores que ha revolucionado la forma de ver la gastronomía dominicana. Ha fijado una fecha en la historia de la mujer en la República Dominicana. Su hazaña deja claro que podemos ser valoradas a nivel mundial y, gracias a ella, formamos para de la historia. 

Tengo a una amiga, una guerrera y una luchadora total que cocina como pocas personas. He tenido el placer de comer sus platos y la dicha de trabajar junto a ella como Directora Culinaria de las Copas de República Dominicana. Se trata de la chef Ana Lebrón, ganadora de la Medalla de Oro de las Olimpiadas de IKA Alemania 2020.

HN: Háblanos de la Ana Lebrón académica. ¿Cómo se formó la chef que eres hoy? 

AL: Disciplina. Estudié Administración Hotelera. Luego de graduarme inicié mi negocio y decidí vivir en el extranjero. Me desarrolle en Alemania, formándome en todo lo que tiene que ver con higiene, especializándome en Free Flow Sistem y seguridad alimentaria. Luego me trasladé a Italia, donde formé mi familia y aproveché para estudiar la cocina regional italiana. Todo eso me hizo crear el sello de mi negocio. Mi cocina de hoy es la fusión de todos esos viajes y vivencias, unidos a mis raíces dominicanas. Si tuviera que tomar otra vez la decisión de qué hacer, volviera a hacer lo mismo, porque me siento orgullosa y feliz con lo que he logrado en mi negocio. 

HN: ¿Hace cuánto comenzaste esa hambre por las competencias?

AL: Me gusta la investigación y desarrollo, el emplatado, la adrenalina, la creatividad, el estar practicando con truquitos nuevos, que en una “cocina de catering” resultaría más complicado. Entonces, ahí comienza mi hambre por las competencias. Recuerdo la primera vez, fuimos osados, como compañía de catering, patrocinar un equipo. Esa osadía fue reconocida en el escenario. A partir de ahí fue esa hambre comenzó a crecer y no se ha detenido.

Años más tarde, elegimos todos los cursos y comenzaron las certificaciones. Desde empiezo a visualizar un panorama completamente diferente. Al tiempo se dan competencias en Costa Rica, donde obtuvimos medalla de plata; y al año siguiente y el siguiente, así me adapté a la adrenalina de la competencia y pasamos a ser varias veces competidora, varias veces medallas para el país y me digo: ¿Qué vas a hacer Ana? Me gustan los grandes retos y como la competencia más grande del mundo era IKA, ahí fijé la mirada.

HN: Cuéntanos sobre IKA

AL: Simplemente me inscribí. Luego que estamos inscritos, me dije que “ya el palo ta’ dao”, dominicanamente hablando. Entonces empezamos a entrenarnos para hacer una buena representación.

HN: ¿Es cierto que la preparación para la competencia dura tres meses?

AL: No, realmente los países competidores salen de unas olimpiadas y entran a otra. Las olimpiadas son cada cuatro años y se foguean en las otras competencias que no son ellas, como la de Luxemburgo, que es cada dos años. El hecho de haber tomado la decisión de participar, teniendo solamente cuatro meses para entrenar, requirió un esfuerzo sobrehumano, pero las cosas no se hacen a medias.

HN: Erez juez y eres directora de Copa. Es muy diferente tener una carrera hecha a decir que te preparaste en cuatro meses, hay que tener un gran “background” para lograrlo.

AL: No es lo mismo llevar la preparación para la competencia en cuatro meses. Hay países que duran cuatro años entrenándose. En este caso, entro y me fajo en cuatro meses, pero como tú dices, con un gran background. Competimos en Costa Rica, dos veces y diferentes versiones. Vamos y nos presentamos en los cursos de jueces junior, las certificaciones del foro. Es una preparación larga que me permite ver que es lo que verdaderamente se necesita. La mayoría de los errores están en que la gente no lee bien las informaciones, creen que saben todo, pero si no han tenido una preparación completa, realmente da trabajo lograrlo.

HN: En la industria, conocemos tu carrera como jueza y directora de Copa, como una mujer tenaz y consistente en su trabajo. La disciplina que has tenido que desarrollar. Sabemos que presentaste cinco platos. ¿En cuántas categorías? Tuviste un equipo de trabajo con dos compañeras, pero competiste individual. ¿Cómo es eso? 

AL: El programa en el que me inscribí era de modo individual. Consistía en un único competidor que presenta su programa, su esencia en los platos. Pero, para todo se necesita un equipo. Sobre la medalla, ¿quién compitió? Yo. ¿A quién le entregaron el diploma? A mí. Sin embargo, para poder lograr algo como esto, se necesita equipo. Entonces, lo importante es saber que nadie llega solo a ningún lado, porque incluso la motivación de tener a alguien a nuestro lado, que nos diga ‘’Ana, dale para allá, no te preocupes, estamos aquí, hay que competir, hay que practicar’’, es importante. 

Se necesita un equipo hasta para que nos ayuden cuando estemos tristes y decaídos, Si tienes la suerte de que ese equipo es humilde y entiende cómo va la competencia y el posicionamiento, ayudando a desarrollar platos, pero no desde el ego, sino desde la conciencia de equipo, es una bendición. Entendemos que hoy fui la competidora individual, pero mañana puede ser mi compañera y yo estar en “backstage”, así se logra tener éxito. Porque la medalla, independientemente haya sido de competencia individual, realmente el soporte, entrenamiento y aprendizaje fue en equipo.

Fueron 36 y hasta 48 horas sin dormir. Entonces, cuando se está nervioso y se tiene que presentar los platos, puede suceder que se dañe una salsa, y la compañera que ha estado entrenando contigo desde el primer día, te dice, “concéntrate en lo otro, no te preocupes, me ocupo de la salsa”, eso es equipo. Entonces, en la medalla, como competidora individual, mis compañeras se merecen el mismo aplauso que recibí porque estuvieron conmigo, hombro con hombro, todo el tiempo.

HN: ¿Y quiénes son esas compañeras? 

AL: Esas compañeras son Patricia de Marchena y Laura Rizek, ambas completamente diferentes y esa fue nuestra fortaleza. Como somos mujeres fuertes, las tres de catering, no nos detuvimos. Cuando se está entrenando para ganar la medalla de oro, a pesar de tener una trayectoria como jueza, es un gran salto estar “Fine Dining”, pero un salto muy merecido. Y mis compañeras fueron el soporte necesario para ayudarnos a brincar la cerca.

HN: Es la primera vez en República Dominicana que un equipo de mujeres gana la Medalla de Oro Olímpica. ¿Por qué mujeres?

AL: Realmente no sé. La medalla de Fine Dining, fomentamos la marca país, pues como país no habíamos entrado a esa parte del mundo. No solo República Dominicana, sino también muchos países de Latinoamérica. Nuestro equipo y México, que tiene tradición gastronómica de muchos años. Eso es un gran cruce, pero tampoco se entendía lo que era Ika, (les exhorto a que investiguen sobre esta olimpiada). Ika posiciona a nivel de una estrella Michelin, porque la competencia está a muy alto nivel. Aquí no se entiende, nosotros no tenemos tradición en competencias, pero cuando se conoce aguas extranjeras, son delegaciones de 40 y 60 personas para concursantes en más de 30 disciplinas, no solamente el Culinary Art Program, que es dentro de todo Ika la parte más pequeña, es de gran envergadura, pero es de un competidor individual.  

Hay una gran diferencia entre un competidor individual y un equipo completo, pero la intención ahora es que la República Dominicana, con esta medalla que es de todos, siga posicionándose, pues ya ‘’cruzamos el charco’’ y nos colocamos entre los cinco mejores del mundo. Con el programa que presentamos, el mundo está hablando de nosotros, es decir que fortalecimos o creamos la marca país gastronómica, se extendió entre los noruegos, suecos y todos los países nórdicos. Cuando llegó el momento de presentar el equipo de RD, fue una presión muy alta, pues todos los demás países se conocen y se intercambian los pines. La gente buscaba nuestro pin porque era el único nuevo. 

HN: ¿Recibiste apoyo?

AL: Si, mucho apoyo, gracias a Dios antes que todo. 

HN: Es importante decirlo, porque así el país se da cuenta que hay que apoyar la gastronomía.

AL: Realmente tuve apoyo del Ministerio de Turismo, y doy gracias a Dios porque fue un apoyo grande. Yo me presenté donde doña Magali Toribio, quien me dijo que me apoyaría y que contara con ella. Debo agregar a doña Esperanza que es la madre gastronómica dominicana. Era un apoyo de un país, de un ministerio y de dos amigas. La Academia también apoyó, y de ahí en la reunión de la Academia surge otro patrocinador. También recibimos el apoyo de Paragourmet que nos facilitó la cocina los tres meses de práctica, eso es un patrocinio Premium. 

HN: Tuviste mucha ayuda del sector. Eso es lo bueno, proyectar lo que es la unión, porque al proyectar una marca país, no es un proceso individual. El premio si te lo ganaste, pero también es de todos nosotros. Ana, llegaste desde abajo, subiste 20 escalones, ¿hasta dónde se proyecta la Chef Ana Lebrón?

AL: Son muchas cosas, pero la parte futura es la creación del Comité Olimpico Culinario Nacional, porque entiendo que esto no debe ser una medalla, premio o ganancia puntual, pienso que la República Dominicana, a partir de aquí, con todos los sectores, tenemos que crear y fomentar este comité para que el país, pueda decir que, en todas las competencias, tiene un equipo limpio.

HN: Eso lo venimos trabajando desde el 2003 y la verdad es que internacionalmente ya se dice que el país tiene sus propios jueces. Formamos y certificamos personas, pero no para que se queden con el certificado personal. 

AL: Entiendo que se tiene que seguir uniendo el sector, las capacitaciones deben seguir haciéndose y podemos luego optar por obtener un nivel de capacitación mayor, por ejemplo, seminarios, charlas, cómo competir. Aquí ha habido varias propuestas para ir fuera de equipos, el problema es que la vista de un competidor y un juez es completamente diferente. Entonces nosotros necesitamos buscar la excelencia en esa parte. El competidor debe buscar la excelencia y busca la perfección, y el saber leer reglamentos y saber entender cada competencia y tener la humildad de entender al gremio y de pedir ayuda, eso beneficia al país.

HN: ¿Consideras que has llegado a dónde estás por tu gran valor y humildad?

AL: También es importante tener buenos amigos, personas en que confiar, mantener la ética, darle a cada quién su espacio y su lugar y, sobre todo, que nunca un trabajo ni una posición dañe una amistad, no nos permita expandirnos para seguir juntos. Solo no se hace nada. Vamos a decirle ¡hurra! a la gastronomía dominicana, vamos a decirle a todos los cocineros y compañeros que se puede, que hay mucho por hacer y que vamos a hacerlo. Ahora vamos por más medallas para más personas.


© 2022 Hostelería News. Todos los derechos reservados.

< Ir al inicio