Inicio Nutrición SAL… DE MI VIDA

SAL… DE MI VIDA

726
0
Compartir
La sal

La Sal, este condimento tan usado en nuestras preparaciones culinarias y que les da el sabor salado característico; es usada por muchas personas en cantidades que sobrepasan lo requerido por nuestro organismo y esto acarrea complicaciones negativas para la salud.

La sal o cloruro de sodio esta compuesta por un 40% de sodio y 60 % de cloro, es la fuente principal de sodio (NA) de nuestra alimentación.

El sodio no solo lo ingerimos como “sal” que agregamos mientras cocinamos o preparamos nuestros alimentos, también lo ingerimos en otras sustancias que se utilizan en la fabricación de alimentos industrializados, me refiero a los aditivos, saborizantes o conservantes como el glutamato monosódico el cual es potenciador de sabor.

Según los resultados de estudios e investigaciones en cuanto a su consumo revelan que la mayoría de la población ingiere el doble de la cantidad de sodio requerida. El sodio es indispensable para la salud, pero en el caso de su ingestión en exceso puede ser perjudicial para la misma.

La sal es vital para controlar la cantidad de agua del cuerpo humano, regula los fluidos, ayuda a que el organismo este bien hidratado, ayuda a transmitir los impulsos nerviosos y la relajación muscular, entre otras funciones.

Cuando es ingerida en exceso puede dificultarle las funciones a los riñones, el exceso de sal se acumula en sangre circulante, esto hace que el corazón trabaje mas fuerte para poder mover esa cantidad de sangre y que se eleve la presión, produciendo Hipertensión arterial, también causa retención de líquidos, favorece el sobrepeso, entre otras complicaciones.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a la población en general en salud, el consumo de 5 grs. de sal yodada al día, que de forma practica seria una cucharadita (de las de café) de sal.

Es muy útil saber distinguir sal de sodio, ya que en las etiquetas de alimentos sale la cantidad de sodio contenido en gramos, si la cantidad de sodio la multiplicamos por 2.5 sabremos la cantidad de sal que tiene el alimento en cuestión.

Bajar el consumo de sal que ingerimos es recomendable para evitar complicaciones que nos resten salud, debemos estar pendientes de los alimentos industrializados que consumimos, ya que hay algunos que tienen grandes cantidades de sal y a la vez disminuir la sal que usamos en las preparaciones culinarias; una buena forma de regular la cantidad es agregar la sal cuando el alimento ya esta cocido e irse acostumbrando a los alimentos menos salados.

La moderación es la clave!!

Compartir
Guía gratuita de tendencias y referencias de la industria de la Hostelería en República Dominicana, especializada en el área de alimentos y bebidas. Es el único medio que le permite llegar de una manera directa a todos los involucrados en el área. Con información exclusiva de Gastronomía, Turismo y Suplidores.